¿Por qué y cómo hacer Objeción de Conciencia Electoral?

Publicado por Grup Antimilitarista Tortuga

1. ¿Por qué hacer Objeción Electoral?

Quizá la respuesta sea más sencilla de lo que, a priori, parece: porque ninguna persona debería verse obligada a actuar contra su criterio ético; es decir, nadie debería ser forzado a hacer algo que le parezca incorrecto.

El estado español fuerza bajo pena de multa o cárcel a que determinadas personas, elegidas por sorteo, organicen el funcionamiento de sus mesas electorales, ya sea en los comicios municipales, autonómicos, estatales o europeos.

Sin embargo, no son pocas las personas a las que su conciencia les dificulta o impide participar en un proceso electoral, tanto como votantes como en la presidencia o vocalía de una mesa.

Los motivos para oponerse a formar parte de este proceso son muchos y variados. Algunos atacan al sistema político en sí; otros a sus políticas concretas. De este modo podemos negarnos a participar en una mesa electoral porque nos indigna la corrupción instalada en la administración, porque pensamos que gane quien gane no desaparecerá la desigualdad social ni entre personas ni entre zonas del planeta o, sencillamente, porque consideramos que el actual sistema político no es democrático ni representativo.

No es democrático porque en una democracia las personas participan en la toma de decisiones en los asuntos que les afectan; no se limitan a votar una vez cada cuatro años.

No es representativo porque las decisiones importantes no se toman únicamente en el ayuntamiento o en el parlamento, sino también, por ejemplo, en los consejos de administración de las grandes empresas. ¿Elegimos a los directivos de Telefónica o Repsol?

Además, podemos oponernos a que el estado no busque nuestra colaboración para formar sus mesas electorales, sino que nos fuerce a participar en ellas.

2. ¿Cómo hacer Objeción Electoral?

Hacer Objeción Electoral no consiste únicamente en desobedecer la imposición del estado de formar parte de una mesa electoral. Consiste en negarse a formar parte de ella por motivaciones éticas y comunicárselo a la administración y a la sociedad. Debe quedar claro que no buscamos librarnos de pasar un día entre papeletas, sino que denunciamos conscientemente una injusticia.

Frente a la coacción y manipulación del poder, la Objeción Electoral busca comunicación y verdad. No en vano, vive dentro de la tradición de la la Desobediencia Civil.

La Desobediencia Civil es una herramienta de la Noviolencia. Consiste en incumplir y quebrantar pública y colectivamente una ley o norma que se considera injusta buscando su superación por la sociedad. La Desobediencia Civil no busca la represión, pero la asume cuando llega e intenta rentabilizarla como medio para comunicar con la conciencia de la mayoría de personas de la sociedad.

Por supuesto, no hay un único método para llevarla a cabo, pero desde Tortuga, inspirándonos en otras campañas de Desobediencia Civil, os proponemos el siguiente.

2.1. Preparación personal

Debemos ser conscientes de que si nos declaramos personas objetoras al sistema electoral estamos desobedeciendo la ley. Ello implica que desde el poder puedan tomar medidas en nuestra contra. Antes de hacer la objeción debemos estar dispuestos a pagar fuertes multas o, incluso, a ir a prisión. No es seguro que esto ocurra, pero existe la posibilidad.

2.2. Apoyo social

Además de la toma de conciencia personal es importante que contemos con personas o grupos que nos ayuden en nuestro proceso. Así queda claro que la injusticia del sistema no afecta a una sola persona, sino que es un problema social.

2.3. Presentación de excusa a la junta electoral

Unas tres semanas antes de la celebración de las elecciones nos llegará la notificación que comunica que debemos formar parte de una mesa electoral. A partir de ese momento se abre un plazo de siete días para presentar a la junta electoral de zona un documento en el que explicamos por qué no podemos formar parte de la mesa.

Dado que nuestra intención no es la de evitar con mentiras pasar un día recogiendo y contando votos, sino la de denunciar una injusticia y mejorar la sociedad, comunicaremos a la junta electoral nuestra verdadera motivación para no presentarnos a la mesa: nuestra conciencia nos lo impide (ver documento 1).

Lo habitual —en rarísimas ocasiones no es así— es que la junta rechace nuestras explicaciones y nos recuerde que estamos obligados a comparecer a la mesa.

2.4. Hacer pública la objeción

Rechazada nuestra petición, se dificulta gravemente (siempre nos quedará la opción nada recomendable de iniciar un proceso contencioso-administrativo) nuestro diálogo con la administración.

Este es el momento idóneo para hacer visible el problema que se nos ha planteado y que se le puede presentar a cualquiera.

Ahora haremos pública ante la sociedad (con escritos, carteles, comunicados de prensa…) nuestra Objeción de Conciencia al Sistema Electoral.

Es importante que sigamos dando la cara ante el estado y le comuniquemos que no vamos a asistir a la mesa aunque nos obliguen. Podemos presentar en el juzgado el siguiente documento (ver documento 2).

Además, podemos contar con el apoyo de unas cuantas personas que se autoinculpen en el juzgado y se declaren responsables del delito electoral que cometeremos unos días después. Podemos elegir a personas importantes en nuestra vida, ya sea por motivos políticos, de amistad, de parentesco… El riesgo legal para estas personas es prácticamente inexistente. Pueden presentar un documento similar a este (ver documento 3).

2.5. El día de las elecciones

Evidentemente, durante la jornada electoral nos ausentaremos de la mesa. Se puede aprovechar para hacer alguna actividad, pero siempre con atención a la ley electoral, pues podríamos estar incurriendo en nuevos delitos. Durante la jornada de elecciones la ley es muy dura con cualquier actividad política.

2.6. Después de las elecciones

Será necesario que las personas que nos han apoyado hasta el día de las elecciones estén dispuestas a ayudarnos mucho tiempo después. La administración puede comenzar un proceso judicial en nuestra contra. Quizá pasen años hasta que llegue el juicio. Por supuesto, en tal caso, necesitaremos disponer de representación legal.

3. Cuestiones jurídicas

3.1. Penas a las que nos exponemos

Según el artículo 143 de la Ley Electoral: “El Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.”

Si nos declaran culpables, desde el juzgado nos impondrán una multa de seis a veinticuatro meses. El montante puede variar según la cantidad que debamos pagar por día de multa. Si no pagamos voluntariamente nos embargarán y si no pueden embargarnos nos enviarán a la cárcel. La pena de cárcel abarcará la mitad de tiempo que la pena de multa; es decir, si, por ejemplo, no pagamos ni pueden embargarnos una pena correspondiente a ocho meses de multa, nos enviarán a pasar cuatro meses en la cárcel.

Es importantísimo que sepamos que todo esto puede ocurrir, pues nuestra desobediencia está tipificada como delito electoral.

Probablemente al leer estas palabras alguien piense que sería fácil librarse de la pena de cárcel, pues es habitual que desde el juzgado no apliquen condenas de prisión menores de dos años a quienes carecen de antecedentes. Esto sólo está legalmente permitido si la pena impuesta es directamente de cárcel; es decir, no se puede hacer cuando pena de prisión viene dada por el incumplimiento de la pena de multa.

Además, aquí se expone la mayor contradicción que puede suponernos hacer Objeción Electoral. El estado puede recaudar dinero con nuestra desobediencia. Por ello, recomendamos evitar pagar la multa y que las personas no insolventes que hagan la objeción trabajen una buena campaña para sacar un buen crédito político que haga que valga la pena pagar al estado.

3.2. Estrategia judicial

Será importante que consensuemos con nuestra representación legal el discurso que queremos llevar al juzgado. Como hemos hecho en todo el proceso anterior no buscaremos evitar la condena con mentiras. Realizamos una acción política y nos responsabilizamos de ella.

Un figura jurídica que podemos usar en nuestra defensa es la del estado de necesidad.

Contacto

Para cualquier duda, puedes ponerte en contacto con Tortuga:

tortuga@nodo50.org

601 17 14 11 (Adrián)

ANEXO

Podéis usar estos textos siempre que los rellenéis con vuestros datos. También os pueden servir de ayuda para redactar otros documentos más personales.

Documento 1

Excusa ante la junta electoral de zona

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE ……………………………………………………..

……………………………., ……. de …………………………………….. de …………………

Hace unos días recibí la notificación por la que se me informa de que formo parte, como …………………, de la mesa electoral …………………………. situada en ………………………… Según el documento y el manual que se le adjuntaba, debo comparecer el ………. de ……………………., con motivo de la celebración de elecciones……………………, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella más de doce horas hasta que finalice el proceso electoral. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme.

Sin embargo, también se abre un periodo de siete días para alegar ante la junta y exponer los motivos que impiden la aceptación del cargo. Aprovechando este hecho, comunico mediante esta carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden. Mi intención no es otra que dirigirme de persona a persona; es decir, de igual a igual a quienes lean este documento y, así, poder explicarles los motivos que me llevan a tomar tal decisión. Por supuesto, espero que los tengan en cuenta a la hora de decidir su respuesta. Repito: me dirijo de igual a igual —creo que es lo que nos dignifica a todos los seres humanos—, no como persona desprovista de poder hacia quien se lo arroga.

Hace ya muchos años que decidí no votar: mi conciencia y mis ideales me lo impiden. Podría enumerar los motivos que me llevan a obrar de este modo y la lista sería muy larga: la desviación de dinero supuestamente público a fines privados, la desigualdad social, las ingentes cantidades de euros destinados a la represión y la muerte… Si aun así considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él.

Soy una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales. Y mis iguales son todos los seres humanos. Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular y no puedo dejar de pensar que en democracia una persona no renuncia a decidir sobre los asuntos que le afectan porque deposite un voto cada cuatro años. Si a esto sumamos que muchas de las personas que forman parte del poderoso tándem estado-capital y que, por tanto, tienen poder de decisión sobre el resto, ni siquiera concurren a las elecciones, no puedo hacer otra cosa que no visitar ninguna mesa electoral, ni para votar ni para formar parte de ella.

Frente a las elecciones promovidas por el estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia. Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público que caracteriza a un sistema que coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad.

Con la intención de que tengan en cuenta mis consideraciones, les pido, insisto que de igual a igual, que REVOQUEN mi nombramiento como …………………… de la mesa electoral …………………. Espero su respuesta.

Atentamente y con afecto,

Documento 2

Comunicación de nuestra desobediencia a la junta electoral de zona

Yo, …………………………………………………., con DNI ……………………………………………….. ME AUTOINCULPO DE NO PRESENTARME el próximo ………. de ………………………. de ………….. A LA MESA ELECTORAL ………………………… situada en ……………………….. de ……………………………………………., a pesar de que la ley quiera forzarme a permanecer en ella desde las ocho de la mañana hasta que concluya el periodo electoral.

Entiendo que esta acción no solo no constituye ningún crimen sino que mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA al proceso electoral es una obligación moral y espero que ayude a que la sociedad en que vivimos tome conciencia de la falsedad que se oculta en él y de la falta total de democracia que es inherente a nuestro sistema político.

Las razones que me mueven a realizar objeción electoral son las siguientes:

Vivimos en un orden político que no es democrático ni tampoco representativo.

Para que fuese democrático todas las personas de la sociedad deberíamos tener la posibilidad de opinar y decidir sobre los asuntos que nos afectan. Podemos perfectamente organizarnos para que haya espacios donde poder opinar y medios para desarrollar una toma de decisiones participativa. En su lugar recibimos el dudoso honor de elegir cada cierto tiempo a unas pocas personas que tomarán absolutamente todas las decisiones en nuestro lugar sin tener que consultarnos jamás.

Para que fuese representativo al menos, las personas de la sociedad deberíamos poder elegir a nuestros representantes en condiciones de igualdad y con pleno acceso a la información. El control casi absoluto de los medios de comunicación en manos de la minoría que dirige la sociedad se utiliza para filtrar esa información. También para que haya un bombardeo publicitario masivo de unos pocos partidos políticos todos los días del año. En esta situación elegir representantes no es un acto libre para casi nadie, sino más que condicionado, como se prueba con que siempre salgan mayoritariamente elegidos esos pocos partidos deseados por el poder y no otros.

Por ello pensamos que hay que dar la espalda a esta ficción de democracia que han montado para engañarnos y seguir gobernando nuestras vidas.

Este es el contexto ideológico en que se enmarca mi no colaboración, la cual invito a compartir al resto de la sociedad comenzando por quienes conozcan este escrito.

Atentamente, ………………………………..

………………, …………… de ………………………………….. de …………………….

Documento 3

Autoinculpación de terceras personas

Yo, …………………………………………………, con DNI …………………………………………………………., ME AUTOINCULPO DE HABER INDUCIDO DIRECTAMENTE a ………………………….. a no presentarse el próximo ………. de ……………………. de ………………. a la mesa electoral ……………….. situada en ……………………………. de ……………………………………., en la cual la ley quiere obligarle a permanecer desde las ocho de la mañana y hasta que concluya el periodo electoral debido a su designación como ………………… de la misma.

Entiendo que la acción de ………………………… no solo no constituye ningún crimen sino que su OBJECIÓN DE CONCIENCIA al proceso electoral es digna de aplauso y necesaria para que la sociedad en que vivimos tome conciencia de la falsedad que se oculta en él y de la falta total de democracia que es inherente a nuestro sistema político.

Las razones que me mueven a inducir a ………………………………………. a realizar objeción electoral son las siguientes:

Vivimos en un orden político que no es democrático ni tampoco representativo.

Para que fuese democrático, todas las personas de la sociedad deberíamos tener la posibilidad de opinar y decidir sobre los asuntos que nos afectan. Podemos perfectamente organizarnos para que haya espacios donde poder opinar y medios para desarrollar una toma de decisiones participativa. En su lugar recibimos el dudoso honor de elegir cada cierto tiempo a unas pocas personas que tomarán absolutamente todas las decisiones en nuestro lugar sin tener que consultarnos jamás.

Para que fuese representativo al menos, las personas de la sociedad deberíamos poder elegir a nuestros representantes en condiciones de igualdad y con pleno acceso a la información. El control casi absoluto de los medios de comunicación en manos de la minoría que dirige la sociedad se utiliza para filtrar esa información. También para que haya un bombardeo publicitario masivo de unos pocos partidos políticos todos los días del año. En esta situación, elegir representantes no es un acto libre para casi nadie, sino más que condicionado, como se prueba con que siempre salgan mayoritariamente elegidos esos pocos partidos deseados por el poder y no otros.

Por ello pensamos que hay que dar la espalda a esta ficción de democracia que han montado para tenernos engañados y seguir gobernando nuestras vidas.

Este es el contexto ideológico en que se enmarca la no colaboración de ………………………………… que yo apoyo personalmente e invito a compartir al resto de la sociedad comenzando por quienes conozcan este escrito.

Atentamente,

……………………., ………. de ………………………… de …………….

Ver también:

Manifiesto por la Objeción de Conciencia Electoral

– See more at: http://www.grupotortuga.com/Por-que-y-como-hacer-Objecion#sthash.06NVDFQ9.dpuf

Publicado en Blog Etiquetado con: , ,
Un comentario en “¿Por qué y cómo hacer Objeción de Conciencia Electoral?
  1. José Antonio Ibáñez Marqués dice:

    Sólo el votante es el único culpable de mantener en el poder a quienes nunca han representado ni representarán a la inmensa mayoría de la población. Efectivamente la ley electoral ningunea con alevosìa y nocturnidad todos los derechos legítimos que corresponden a las personas inteligentes: los que son conscientes del engaño y no votan nunca, ni participan en el sistema como miembros de las mesas dentro de un sistema total de falsedades economicista y cretino. La responsabilidad de todos nuestros males procede de los votantes. (Malignos-incautos-ignorantes). Debería respetarse el derecho proporcional de los no votantes a obtener su porcentaje en escaños vacíos ¡El ahorro que supone!
    ¡DEJAD LAS URNAS VACÍAS (Y LAS MESAS TAMBIÉN)! ¡COJONES YA! Partido Abstencionista Sin Escaño. P.A.S.E._lo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

{"result":"error", "message":"The parameter 'idSite=' is missing from the request."}